Saltar al contenido
Negocios del Campo

Según SENASA habría una zafra de 600mil terneros menos

zafra terneros argentina 2021 stock ganadero

Se conoció esta semana el informe del resultado de la campaña de vacunación bovina contra la fiebre aftosa del último trimestre del año anterior (octubre a diciembre 2020) y los números confirman una tendencia temida por todos los actores de la ganadería argentina: se está achicando el stock, la zafra y la cantidad de vientres.

El relevamiento indicó que hay 600.000 terneros y terneras menos que en el mismo período de 2019. Para agravar el problema de oferta que se nos viene encima para el período 2021-2023 (como mínimo), los números indicaron que también hay 190.000 machos menos, contando novillos y novillitos, así como 160.000 vaquillonas (futuras madres y futura carne) menos.

Esta información se dio a conocer justo en la semana que el Gobierno de los Fernández dio a conocer nuevas regulaciones y restricciones tendientes a limitar la exportación de carne junto a amenazas de mayores retenciones. Ambas medidas claramente no ayudan a reponer el stock bovino, que tiene un horizonte de inversión mínimo de tres años.

Esta menor oferta de hacienda en pie restringirá la futura oferta de carne, justo en un entorno mundial de demanda creciente de proteína animal, y que toma a dos de nuestros principales competidores (Brasil y Australia) con problemas para crecer la oferta según lo anticipábamos en esta nota.

La segunda campaña de vacunación anual se produce en el último trimestre del año entonces, dependiendo de cómo vienen las pariciones ese año, y el año pasado vinieron ciertamente retrasadas por la sequía, puede haber alguna subestimación de la cantidad de terneros vacunados y de la madre. Sin embargo, también existe un factor que puede contribuir a que la cantidad de terneros pueda estar subestimada: la tasa de mortalidad luego de la vacunación pudo haber sido mas alta también debido a las condiciones de sequía y falta de pasto.

Esta merma en la oferta de terneros, machos y vaquillonas puede crear para adelante un fuerte problema en la oferta. Durante el trimestre final de 2020, la gran suba de Liniers, y la ocurrida previamente en la invernada, estuvieron asociadas a efectos de la demanda. Pero a partir de enero 2021 la faena se comenzó a reducir respecto del año anterior. En lo que viene, resto de 2021 y los dos siguientes años, habrá menor oferta, salvo que aumente fuertemente la tasa de extracción (faena/stock), lo que implicaría una importante suba en la faena de hembras (vacas principalmente), agravando el problema a mediano plazo. A esto se suma un problema de rentabilidad de feedlot por alto precio de la invernada y el maíz, y la creciente demanda esperada de China y otros países que están saliendo de la pandemia.

El dato mas relevante para conocer el stock ganadero de Argentina actual será el que se espera que anuncie el Senasa como cierre al 31 de Diciembre de 2020. Por lo pronto, el dato conocido en Marzo 2020 ya arrojó una caída de mas de un millón de cabezas.

Stock Bovino Argentina – En miles de cabezas al cierre del añoStock Bovino 2019VariaciónStock Bovino 2020VariaciónEstimación Stock Bovino 2021Variación
Stock Bovino Final     54,461.0-1%     53,831.0-1.2%     53,631.0-0.4%
Caída del stock bovino de Argentina

Las estimaciones y datos del USDA para el stock bovino argentino muestran una caída por tres años consecutivos, con un 2020 en el que se perdieron 600.000 cabezas, un número inferior a lo esperado para los analistas locales. De ese mas de un millón de pérdida de animales que informa el Senasa entre Marzo 2019 y Marzo 2020, unas 560 mil son vacas. Durante el 2020, tomando el estimado enero-diciembre, la faena de hembras se moderó a partir de Agosto, arrojando unas 290.000 vacas menos en la faena de vientres. Por otra parte, a partir del primer de este año 2021, se vuelve a ver un crecimiento en el porcentaje de hembras en la faena.

Todos estos datos muestran una oferta que hace muchos años que está estancada en los 3.1 millones de toneladas de carne, con pocos incentivos de largo plazo para invertir en una producción ganadera que requiere reglas estables y planeación inter anual.

A esto se suman factores mundiales de crecimiento de demanda y falta de oferta de otros países exportadores de carne vacuna, lo que debería sostener los precios de la carne en el mercado mundial, y provocar conflicto a nivel local con los gobiernos intervencionistas.

Informe ganadería Argentina ROSGAN