Saltar al contenido
Negocios del Campo

Perspectivas Ganaderia Argentina Agosto 2020

ganaderia argentina

Baja la faena de hembras y se reduce la liquidación de stock ganadero

Los datos del SENASA de la faene de Julio 2020 muestran que se mataron menos vacas y vaquillonas. Esto viene viene ya desde el principio de 2020, e incluso desde fines de 2019.

La faena de vacas sigue siendo preocupante, está por arriba de los niveles de equilibrio del stock, pero no en los niveles del año pasado. En el acumulado del año a fin de Julio estamos ocho y medio por ciento por debajo del mismo período de 2019.

Es un excelente dato que va lentamente a converger a los niveles de equilibro, aunque a fin de año cuando se haga el recuento del stock ganadero vamos a tener menos vacas.

Otro dato es que se está faenando novillo mas pesado, hay mas recría y está literalmente en desaparición la faena de terneros y terneras.

Se está vendiendo menos vacas preñadas para el destino frigorífico, es evidente que el criador tiene mucho mejores precios para el ternero de invernada que un año atrás en términos reales, la invernada ha tenido una mejora sustancial con respecto a un año atrás. Como muestra el gráfico a continuación, está demostrado estadísticamente que cuando el precio del ternero de invernada es bueno, se retienen los vientres y se faenan menos vacas y vaquillonas preñadas o productivas.

precio del ternero faena hembras
Cuando sube la invernada, baja la faena de hembras

En lo que va de Agosto 2020, los precios de la vaca conserva o manufactura han mejorado, pero no son los precios en términos reales que tenían hace un año, cuando el precio de la vaca era muy alto y el precio del novillo muy bajo. Hoy parece haberse revertido la situación de las cotizaciones de ambas categorías de ganado bovino.

Zafra de terneros de invernada record

La ganaderia argentina ha recuperado el nivel de cría. Estamos en el orden de los 24 millones y medio de vacas, que es un nivel histórico muy alto la producción de terneros. La última zafra 2020 de teneros de invernada produjo 15.2 millones de terneros por un mejora de los índices de preñez, parición y destete.

Peso de faena

La faena de ternors ha prácticamente desaparecido y por las recrías está incrementando la faena de novillos, la categoría de faena por excelencia y la que más realmente mas kilos de calidad aporta.

Si se están faenando mas novillos, menos terneros y se estabiliza la vaca, el peso promedio de faena debería estar creciendo.

Pero según los últimos datos del SENASA, las carcasas siguen en un peso medio de 225 – 226 kilos, bastante mas bajos que en el año 2019. Hay que esperar que esas cifras se corrijan al alza.

Hace un año el peso promedio de las carcasas era 232 kilos, un diferencia de 6 kilos con respecto a los 226 actuales. Seis kilos en una faena anual de 14 millones de cabezas produciría 85 mil toneladas de carne más, suficiente para incrementar las exportaciones un 10% sin afectar el consumo doméstico de carne vacuna, y mejorar la producción total de carne bovina de Argentina, que está estancada hace años en 3.1 millones de toneladas res con hueso por año.

Precio del novillo

La industria cárnica tiene la lupa puesta en la cantidad de novillos que hay. Se produjo un recalentamiento reciente, desde fines de julio y principios de agosto, del precio del novillo de exportación y especialmente del novillo Cuota Hilton con papeles. Esto revirtió la tendencia de la primera semana del año en la que sólo se pagaba bien el novillo liviano de consumo.

Por la marcada estacionalidad de la ganadería argentina, la oferta de novillitos y novillos livianos toca el piso en el segundo trimestre del año, y empieza a crecer a partir de ahora, que vayan saliendo del feedlot los primeros terneros de invernada que entraron hace mas de dos meses como gordo. Generalmente esto provocaba una suerte de «puerta 12», donde salían todos los novillos del feedlot juntos a partir de septiembre. La faena vacuna de Argentina en el segundo semestre es 15% mas grande que en el primer semestre.

Esta estacionalidad marca que en los próximos meses, salvo vacas, vamos a tener mas novillitos y vaquillonas, algo más de terneros, más novillos y por lo tanto más carne en el mercado. Sucede todos los años. En 2019 la magnitud de ese aumento de la oferta de fue importante.

Anteriormente, los feedlots e invernadores buscaban evitar vender en septiembre y octubre, que es la época de mayor oferta y por lo tanto menor precio. En los últimos años, con la recría, la «temporada alta» de salida de los corrales se está corriendo a noviembre y diciembre.

Estamos viendo un cambio en el perfil de la faena, que en junio ya fue 3% inferior a la de Mayo. Es todavía alta en términos históricos, pero menor a las de los últimos dos años que marcaron un proceso de liquidación. La participación de hembras en la faena bajó del 51% al 46%. Pero por las liquidaciones de hembras impulsadas por la exportación de vaca a China de los últimos dos años, y las circunstancias macroeconómicas de Argentina, a fin de 2019 el stock de hembras se redujo, con una pérdida de 500.000 vacas y 300.000 vaquillonas.

El final de los períodos de liquidación y el comienzo de retención comienza con la mejora del precio del ternero de invernada, que es lo que parece estar pasando a partir de mayo-junio, donde vimos un precio del ternero creciendo 100% anual en pesos corrientes a pesar de estar en el medio de la zafra.

Esta suba del precio del ternero, con un precio del novillo que creció la mitad que la invernada (50% anual en pesos corriente) aprieta mucho los márgenes del feedlot.

Esta situación se está dando por la huida del peso por las expectativas de una mega inflación, los ganaderos o productores del campo mixtos no tiene opción de comprar dólares por las violaciones a la libertad económica del gobierno peronista, y se refugian en «patas». Si bien el negocio del invernador o el feelot parece no cerrar con esta diferencia entre el precio del gordo versus invernada («relación de compra venta»), mucha gente está viendo que el ternero está en el entorno de un 1 dolar real por kilo, cuando en los últimos 10 años el precio promedio estuvo mucho mas cerca de los 2 dólares por kilo, por lo que muchos que validan los 140 pesos por kilo de invernada también apuestan a una ganancia por tenencia.

El campo retorna a la ganadería?

Se especula con un potencial regreso a la ganadería, especialmente en campos que eran mixtos y se habían volcado 100% a la agricultura. Este redescubrimiento de la ganadería tiene que ver con la mayor estabilidad del negocio y con los problemas que tuvieron algunos productores del campo con corredores y exportadores a los que entregaron grano a fijar.

Sin embargo el desafía es reconstruir las intalaciones ganaderas, molinos, tanques australianos, alambrados, comederos, mangas, corrales, etc.

En el campo argentino, en los últimos 20 o 25 años la superficie agrícola ha crecido en 12 a 15 millones de hectáreas que eran mayoritariamente ganaderas, llevando la superficie agrícola a casi 34 millones de hectáreas (sin superposición de cultivos). La hipótesis que lanza Ignacio Iriarte es qué pasaría si de esas 34 millones de hectáreas de campo agrícola, unas dos o tres millones de hectáreas vuelven a ser campos mixtos o ganaderos. Estimando una carga de entre uno y dos animales por hectárea, necesitaríamos para estos campos de recría o invernada entre 1 y dos millones mas de terneros, lo que implica un desafío ya que hace muchos años que producimos una cantidad fija de entre 14 y 15 millones de terneros por año. Si esto se produjera, se podría consolidar la suba del precio de la invernada en términos reales, ya que se darían al mismo momento una suba de la demanda, con una oferta fija o decreciente.

La zafra de 2020 fue récord, pero se estima que las próximas dos zafras serán menores en cantidad absoluta de terneros. Esto se debe a la actual sequía que afecta a muchas zonas, a sólo un par de meses de la entrada del servicio, y la menor cantidad de vacas por las faenas altas de hembras los años pasados, que fueron parcialmente compensadas por una mayor tasa de destete. Iriarte estima que próxima zafra, la 2021, podría arrojar hasta medio millón menos de terneros.

Por la actual relación de compra-venta, todo el mundo está tratando de alargar recrías y meter mas kilos de pasto a los novillos para diluir los 150-180 kilos del ternero comprado a precio alto, pero al final todos los novillos necesariamente van a terminar en la faena.

Exportación de carne argentina

La exportación de carne Argentina sigue estando determinada por China, que es un comprado inmaduro e impredecible. En Junio 2020, China representó el 76% de la exportación. El problema de China es que actualmente sus precios son levemente mas bajos que 4.000 dólares la tonelada, versus los 7.000 del pico de fines de 2019.

La otra gran duda de la exportación de vaca a China es saber cuándo el país asiático va a solucionar su problema con los cerdos. Por la Peste Porcina Africana, China entró en un déficit gigante de 20 millones de toneladas de carne de cerdo, que disparó la importación tanto de cerdo como de carne de res. Por esta razón, es peligroso que Argentina concentre en China un porcentaje tan alto de su exportación de carne, ya que esta demanda adicional de China podría ser temporaria en lo que resuelve la crisis de la peste porcina. Los analistas estiman que China podría recuperar su stock porcino en unos dos o tres años.

La Peste Porcina Africana (African Swine Fever) ha causado un importante incremento de precios de las carnes en China, en especial la del cerdo. Mientras que un capón vale 75 dólares en Estados Unidos, en China vale 675 y mas de 500 en otros países asiáticos afectados por la peste porcina como Indonesia o Malasia.

En junio 2020 China importo 180.000 toneladas de carne vacuna, y mas de un millón de toneladas de carne vacuna en los primeros seis meses de 2020. A eso hay que sumarle las 400 mil toneladas mensuales de cerdo que está importando de España, Dinamarca, Estados Unidos y Alemania.

Volviendo a la carne de res, como China paga poco, sólo Argentina y Brasil pueden llegar a esos precios bajos por las respectivas devaluaciones de sus monedas, y su productividad. A esos precio por debajo de los 4000 dólares, tanto Uruguay como Australia no pueden competir porque los precios de carne de estos exportadores son mucho mayores.

Brasil llegó en julio a un récord absoluto de 170.000 toneladas de exportación peso producto, que lo consolida como el exportador número 1 de carne a China.

En el caso de la exportación de carne a Europa, básicamente Cuota Hilton, los precios están sostenidos, pero ya no alcanzan los 14.000 dólares de hace un mes. La principal preocupación a monitorear es un potencial rebrote del COVID, que en el primer semestre del año causó una baja de mas del 60% de las importaciones de carne argentina en Europa.

Mientras tanto, la exportación de carne argentina a Israel se normalizó y sigue con precios firmes.