Saltar al contenido
Negocios del Campo

Escenario Porcinar bajista para el precio del cerdo en España en Septiembre

precio del cerdo porcinar septiembre 2021

La primera semana de Septiembre empieza con  otro descenso de la cotización del precio de la ganadería porcina en España y el resto de Europa.

Dentro de la industria porcina europea, sólo Francia ha bajado un testimonial medio céntimo esta semana pasada, pero sigue  habiendo dudas sobre lo que pueda suceder en Alemania.

En esta nueva semana también se cumple  un año de la confirmación del primer foco de  peste africana en Alemania y se va a cumplir  un año y medio del inicio de las restricciones  por la pandemia en prácticamente todo  el mundo, y muy directamente en España.

Estos dos factores siguen afectando al mercado, la gripe porcina y las restricciones por el COVID 19.

La situación de los ganaderos porcinos es  dramática. Tienen muchos problemas de liquidez, llevan 2-3 engordes perdiendo dinero y mucho  más ahora con el encarecimiento del pienso, pero  esta situación se repite también en los países más  directamente relacionados con Alemania: Bélgica y Países Bajos.

Allí también la situación es muy  complicada, con problemas de liquidez para los  ganaderos, lo que se refleja también en unos  precios europeos del lechón totalmente hundidos y sin mostrar todavía capacidad de reacción.

Con lo  cual tenemos el efecto de la peste, que sigue  presente sobre todo afectando directamente al  norte de Europa, y tenemos la pandemia, que  sigue presente, y todavía con restricciones,  pues sigue penalizando los consumos de carne de cerdo.

En Dinamarca este fin de semana se han levantado ya todas las  restricciones incluso el uso de mascarillas y se  recupera la vida social de forma más o menos normal, con lo cual hay que esperar que los consumos de cara a la campaña invernal, sobre todo navideña, puedan mejorar.

La depresión en que sigue  hundido el mercado de la cerda, que es una carne  que va directamente a industria de transformación, pues hace ser prudentes en ver cualquier reacción de los consumos.

En España, el consumo cerdo en agosto fue mejor de lo que se esperaba gracias al turismo interior, pero ha sido acabar  agosto y entrar en septiembre y este plus de  consumo de turismo en las zonas turísticas ha  desaparecido y no se ve reacción para el rellenado de los stocks del comercio en las grandes  ciudades.

El precio del cerdo en China sigue deprimido

El precio del cerdo en China sigue bajando cada semana. Probablemente porque estamos jugando  o enfocando la batalla desde sitios diferentes.  Desde Europa se ve como un tema de precio –“hay  que ser competitivos para que China vuelva a  comprar”- pero probablemente en China el precio  no sea un factor tan determinante.

Hay que tener  en cuenta que cuando han tenido mayor déficit de  carne, sus importaciones han representado un 10%  más o menos de su consumo interior y lo normal  es que no llegue al 5 por ciento de su consumo, con lo cual el grueso de su mercado no es la  importación sino su producción interior y ésta  se está recuperando claramente.

La matanza cerdos en China del  primer semestre hasta julio 2021 ha vuelto a niveles de antes de la peste porcina africana, hay un elevado stock de carne  congelada de importación, con lo cual parece que  los chinos disponen de stock suficiente para su  temporada alta de consumos que empieza ahora y dura hasta el año nuevo chino en enero 2022.  Si se absorben todos estos stocks durante los  próximos meses y la matanza vuelve a reducirse  porque el ‘boom’ de estos últimos meses responde  a anticipaciones de ganado por temor a la peste  y por temor a los precios bajos, puede haber el  efecto de una liquidación de cerdas a causa de  estos bajos precios y las pérdidas en que ya  están desde hace meses los ganaderos chinos,  y ello podría llevar a menos producción en 2022. 

Pero, de momento, lo cierto es que, en la guerra de China, si nosotros pensamos que es precio  para ellos o su gobierno parece que es más un  tema de planificación económica. Están quitando  homologaciones en mataderos de Europa, en España  son 7, y sigue habiendo inspecciones en curso y  parece un poco que más que incidir en el precio,  que también, lo que los chinos intentan es  reestructurar todo su comercio y toda su  producción.

Si en el medio-largo plazo parece más  o menos claro que el mercado chino volverá a ser  un mercado de subproductos para los exportadores, es obvio también que no necesitan tantos suministradores. Puntualmente necesitarán carne,  siguen cargando carne y puntualmente necesitarán más porque siguen teniendo peste, pero como  al final será un 5% de su consumo, el precio  no incide tan directamente. Para los chinos, su  primer objetivo no es tanto que suba el precio  del cerdo en China como estabilizarlo, evitar  que baje más y después evitar también subidas  fuertes. ¿Por qué? Para desincentivar que entren nuevos actores y permitir estructurar el mercado  interior.

Probablemente haya una liquidación de  cerdas por parte de los pequeños productores,  -estas granjas de traspatio de 4-5-10 cerdas,  que si pierden dinero las matan y luego, si hay,  y si ganan dinero, las vuelven a poner-, pero las  grandes empresas, las que reconstituyeron stock  de reproductoras el año pasado no van a matar las  cerdas ahora antes de amortizarlas y es probable que el gobierno tenga mil maneras de darles  ayudas económicas para soportar este periodo.  

Lo que quieren en China es estabilizar el precio del cerdo y evitar  fluctuaciones fuertes, con lo que incentivarían  que las grandes empresas con más músculo  financiero y capitalización aguanten en el mercado y garanticen el suministro alimentario en los años venideros y la pequeña producción,  que es más fluctuante, poco a poco vaya perdiendo  peso y el suministro alimentario no dependa tanto  de ellos.

Va a ser el año nuevo porque  anticiparon matanza y van tener menos cerdos del  año que viene? Por precio, como en 2016, -el primer ‘boom’  comprador de China fue porque el precio europeo estaba muy bajo-, pero sobre todo en función  de sus necesidades de planificación económica  interior y mundial.

Precio del cerdo en España

De acuerdo al reporte semanal de la Lonja de Lleida, en España, el  peso sigue subiendo – hace dos semanas unos 330 gramos,  la semana pasada fue de casi 390gr-.

El matadero  cree que ya es momento de volver a pisar el  acelerador de las bajadas para recuperar margen y  competitividad exterior y garantizar una matanza  que absorba la oferta al alza que viene, pero  el productor considera que durante el verano se  hicieron los deberes y que ahora hay que seguir  atemperando las bajadas. Tiene cierta lógica:  en verano el precio bajó unos 30 céntimos  mientras que el peso bajaba cada semana,  con lo cual el ganadero defiende ahora que en las  primeras de cambio el peso sube estacionalmente  tampoco hay por qué hundir el mercado más de lo  que se pueda pensar. Y en esas estamos, al final,  más que oferta y demanda, lo que está presionando  sobre el mercado son los mismos márgenes del  mercado, es decir, los márgenes de los operadores.  El ganadero ha de lidiar con el encarecimiento de  su coste de producción -la fulminante y muy fuerte  subida de los precios de los cereales en esas dos  semanas famosas de agosto ahora están cediendo  un poco, pero siguen en un nivel muy alto y la  previsión es que se mantengan firmes al menos  hasta final de año- y el matadero ha de lidiar  con la gestión de sus stock de congelador, que  son superiores a lo que querría. Ha de seguir  congelando porque no vende más en fresco todavía  y está esperando que haya una reactivación,  bien sea de las ventas a China o bien sea de los  consumos interiores europeos.

En conclusión, China, restricciones covid-19, stocks de  congelado, el precio de los cereales al alza es lo que está definiendo el precio del cerdo en España.