Saltar al contenido
Negocios del Campo

Argentina: El gobierno peronista prohibe la exportación de maíz, cierra el registro de ventas al exterior

cierre exportaciones de maiz registro ventas al exterior maiz argentina

El gobierno peronista sigue haciendo de las suyas, y como anticipamos desde esta publicación sigue su escalada de medidas contra el campo.

El cierre de exportaciones de maíz es en teoría hasta Marzo 2021, cuando comience a cosecharse el maíz de la campaña 2021. La excusa es “proteger” unos 4.3 millones de toneladas que estaban en teoría destinados a la exportación para que ese maíz quede disponible para el consumo interno.

Los números de la tabla a continuación (de la consultora AZ Group – Sebastián Salvaro en base a información pública del Ministerio de Agricultura) muestran que la oferta de maíz es abundante y que si el consumo local desea comprar, ese maíz está disponible, no hacía falta que el Gobierno prohiba exportar.

Si todo el consumo local necesita 21.1 millones de toneladas para doce meses, para empalmar con la nueva cosecha sólo hacen falta 3.5 millones (2 meses de consumo).

Cadena del Maíz en Argentina: Producción, Exportación y Consumo Interno

Lo que logró el Gobierno peronista con esta medida es una caída en precio local del maíz en Argentina de unos 8 US$ para el cereal disponible, y de unos 4-5 dólares para el maíz de la cosecha nueva en las posiciones de futuros de abril 2021 en adelante. Y si lo que querían es generar mayores ventas de maíz por parte de los productores, van a lograr el efecto inverso. Los productores no van a vender maíz con este nuevo precio mas bajo y van a esperar mayores subas.

A esto se suma que queda casi un cuarto de la superficie del maíz nuevo por sembrarse, en un contexto de sequía/año Niña que genera dudas sobre la viabilidad del cultivo, que cuesta unos 700 dólares por hectárea de inversión. Estas medidas anti inversión incrementan la incertidumbre no sólo del productor maicero, sino de todos los agentes económicos que ven como se toman medidas discrecionales contra diferentes sectores de la producción sólo para hacer daño.

Además de utilizar las retenciones y otros abuso impositivos y poner precios máximos para lograr su principal objetivo, que es permanecer en el poder con populismo cada vez mas venezolano, el gobierno toma estas medidas con un incentivo adicional muy fuerte: odio.

Este evidente odio del peronismo hacia el campo se profundizó luego del revés parcial que le propinó el campo en la gesta de la 125 de 2009. Pero el peronismo siempre ha odiado al campo desde sus orígenes, y ahora exhiben ese sentimiento con toda impunidad y con la seguridad del que se cree invencible.

Y puede que sea invencibles. El peronismo unido tiene una base inamovible del 35%. Si a eso le suman subsidios a los servicios públicos y precios también artificialmente controlados de los alimentos, despilfarrando el poco capital que queda, extorsionando con impuestos y emitiendo, pueden lograr que esa ilusa ex-clase media, que votó a Macri en 2015 y a los Fernández en 2019 les vuelva a dar el respaldo.

El argentino urbano es mayoritariamente pobre, aunque se sienta clase media. Y piensa que vive en un país europeo, con derechos de países ricos. Por eso va a ser difícil que esa parte de la población reconozca que la única salida es el ahorro, la austeridad y el sacrificio para que las inversiones permitan crecimiento genuino y creación de empleo privado.

La única posibilidad de convencer a esa ex-clase media que el sacrificio y el ajuste son necesarios es a través de otra hiperinflación con corrida bancaria, que evidencie para el ojo no instruido que es el peronismo el principal responsable de la catástrofe.

La guera del peronismo contra el campo: qué viene, y qué hacer

Sólo una reacción enérgica del campo, con el necesario acompañamiento de otros sectores de la población podrán parar esta escalada que seguirá con otras medidas igual o mas graves. El banderazo y tractorazo dura 15 minutos en la retina de los votantes de las clases urbanas.

  • Prohibición de exportación de trigo, sorgo y cebada
  • Incremento de retenciones a todos los granos
  • Suba salvaje de impuestos municipales y provinciales en distritos peronistas
  • Incremento de declaraciones juradas imposibles de cumplir para generar multas que incrementen el pasivo del productor agropecuario con el fisco
  • Incremento diferenciado del precio del gasoil para el campo
  • Mayores regulaciones municipales para prohibir la agricultura con uso de fitosanitarios
  • Nacionalización del comercio de insumos
  • Ley de tierra “ociosa” sujeta a expropiación

Comunicado del Ministerio de Agricultura de Argentina sobre el cierre de las exportaciones de maíz

El ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación informa que en el día de la fecha procedió a suspender temporariamente la registración de Declaraciones Juradas de Venta al Exterior (DJVE) para el producto maíz cuya fecha de inicio de embarque sea anterior al 1 de marzo de 2021, cuando arranca formalmente la nueva campaña 2020/21 del cereal. Queda exceptuado el producto Maíz Pisingallo. Esta decisión se basa en la necesidad de asegurar el abastecimiento del grano para los sectores que lo utilizan como materia prima en sus procesos de transformación, básicamente la producción de proteína animal como carne de cerdo, pollo, huevos, leche y feedlot, donde el cereal representa un componente significativo de sus costos de producción. Hasta el presente, se lleva autorizada la exportación de 34,23 millones de toneladas de maíz de la campaña 2019/20, sobre un total teórico exportable de 38,50 millones de toneladas, es decir que se ha cumplido con el 89% del mismo. El objetivo de la medida es que las 4,27 millones de toneladas restantes queden disponibles para el consumo interno, con el objeto de asegurar el abastecimiento durante los meses del verano cuando la oferta de cereal tiende a escasear. Eventualmente y en función de cómo evolucione la oferta y la demanda, así como de las perspectivas de la cosecha de maíz 2020/21, esta cartera evaluará la reapertura del registro.